Recogida Selectiva 1991-92

Durante el curso académico 1991-92, un grupo de alumnos de la asignatura Ingeniería Ambiental elaboró su trabajo para AMBIENT 1992 en el que desarrollaban una propuesta para la recogida selectiva de papel en los módulos de la ETS de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos en el Campus Nord de la UPC . La iniciativa fue acogida muy favorablemente por la Sección de Ingeniería Sanitaria y Ambiental y desarrollada por los alumnos durante los meses siguientes. En marzo de 1993 se puso en marcha un Programa de Recogida Selectiva de Papel, contando con la colaboración de los alumnos Ferrán Prats, Jaume Querol, Francisco Quintilla y Marc Ruíz, junto con el Sr. Rafael López, encargado del laboratorio de Ingeniería Sanitaria y Ambiental en el Módulo D-1. El Programa contó con el diseño informático y artístico del alumno Albert Porrà.

Fem un bon paper

Los objetivos del Programa de Recogida Selectiva de Papel fueron “ Realizar una actividad docente, investigadora y de servicios más acorde con la gestión racional de los recursos y los principios del desarrollo sostenible” a la vez que “impulsar la participación de los servicios de limpieza y de mantenimiento de la UPC, haciendo un trabajo diferente en lugar de un trabajo adicional” . La iniciativa fue pronto designada con el nombre de “Fem un bon paper” y, tras su implantación en los módulos ocupados por la ETS de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos fue ofreciendo cobertura a un creciente número de módulos del Campus Nord, hasta incluir la Biblioteca Gaspar Ferraté y los edificios del Rectorado de la UPC en Torre Girona.

Los boletines informativos periódicos publicados entre marso de 1993 y octubre de 1996 reflejan los progresos realizados por el Programa y los retos que esta excelente iniciativa de los alumnos hubo de afrontar . En septiembre de 1993, dos trimestres después de su puesta en marcha, la recogida de papel y cartón había alcanzado la cota de una tonelada mensual, similar a la estimada por los alumnos redactores del estudio inicial. Como indicador cuantitativo del progreso del Programa, la recogida de residuos generales disminuyó desde los cuatro contenedores repletos de residuos sólidos que los servicios municipales evacuaban cada día hasta tan solo dos contenedores parcialmente llenos.

Recogida selectiva

La propuesta inicial de los alumnos incluyó el contactar con las empresas Papeles Barcelona, S.A. y Papeles Allende, S.L. quienes indicaron la importancia de recoger de forma selectiva el papel blanco, separado del resto de tipos de papel y de cartón. Las dos empresas se ofrecieron a recoger periódica y gratuitamente las jaulas metálicas con el papel seleccionado y el cartón, ofreciendo una compensación económica por el papel blanco. Los fondos recibidos a través de la facturación emitida por la UPC fueron utilizados en forma de becas con las que compensar a los alumnos y las alumnas que participaban en el Programa de Recogida Selectiva.

Aunque el Programa resaltó la importancia esencial de realizar la recogida selectiva del papel blanco, separado del papel de otros tipos y del cartón, este criterio operativo resultó muy difícil de implantar, debiendo compensarse en gran parte con la selección manual que realizaban los alumnos participantes en el Programa.

Primer record: noviembre 1993

La recogida mensual de más de una tonelada de papel y cartón se superó por primera vez en noviembre de 1993, gracias a la importante generación de papel y cartón propia de los meses de octubre y noviembre de 1993. Durante esos dos meses se recogieron 3.170 kg de papel y cartón. Ese notable incremento de la cantidad de papel y cartón recogida fue causado principalmente por las fechas previas a la Navidad de 1993, junto con la creciente colaboración de los servicios de cafetería y de limpieza de los diversos módulos de la ETS de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos así como del gran esfuerzo de los alumnos participantes en el programa, que recogieron y transportaron físicamente la mayor parte de ese papel y cartón hasta los puntos de recogida, evitando su vertido a las papeleras de los despachos y finalmente a los contenedores de basura, siguiendo la opción más cómoda y preferente en aquellos momentos.

Abril 1994: primer balance anual

En abril de 1994, el balance anual del Programa “Fem un bon paper” alcanzó la recogida de once toneladas de papel y cartón, para una comunidad como la universitaria del Campus Nord que desarrollaba su actividad durante unos once meses. Los alumnos y las alumnas colaboradores del Programa se esforzaron en facilitar la recogida selectiva desde los despachos de los profesores e incluso de los servicios de limpieza y mantenimiento. La intención última de los alumnos participantes fue superar colectivamente la discrepancia entre los buenos deseos personales e institucionales de proteger el medio ambiente y los hábitos cotidianos de muchos miembros de la comunidad universitaria de optar por la comodidad del consumo y el vertido en las papeleras o contenedores. El Programa manifestó el agradecimiento a los alumnos iniciadores de la iniciativa y promovió su continuidad mediante la incorporación de nuevos voluntarios que pudieron impulsar su realización ininterrumpida.

Paper basket 94

El nuevo equipo de voluntarios, formado por David Solans, Gemma Peñalver y Jaume Hugues, inició su colaboración durante el curso 1994-95. Sus trabajos e iniciativas hicieron aumentar la tasa de recogida en un 10 %, hasta 1,1 toneladas mensuales durante los siguientes siete meses. Con objeto de asegurar la estabilidad e incluso el aumento de esa tasa de recogida, el equipo de voluntarios organizó el “Paper Basket 94”, un acto lúdico entre los estudiantes y profesores durante el que promover y divulgar el Programa y que se celebró en la Plaza Caminos del Campus Nord, con el apoyo de Óscar, el barman del restaurante de Caminos. El Programa mereció la felicitación de la Junta de Residus, que nos faciltó papeleras para el reciclaje del papel y pirámides de papel para recoger las pilas botón.

El Programa siguió contando con la colaboración inestimable de Rafael López, Albert Porrà e Isabel Escaler.

La rosa de paper

A la alumna Gemma Peñalver le debemos el entrañable agradecimiento de haber propuesto la concesión del premio “La rosa de paper” a todos los miembros de la comunidad universitaria que habían tenido una participación destacada en el progreso del Programa durante los siguientes cursos académicos. Gemma Peñalver elaboró de forma magistral unas “roses de paper” de gran belleza y realizadas con papel que fueron entregadas, coincidiendo con la celebración de Sant Jordi, a los/las galardonados/as junto con un diploma, cuyas copias se pueden ver en los apartados siguientes.

En noviembre de 1995, el Programa de Recogida Selectiva del Campus Nord pasó a contar con la colaboración de dos alumnos que realizaban su prestación sustitutoria en la UPC. La incorporación de estos dos objetores permitió la expansión del Programa desde los 6 módulos de la Escuela de Caminos hasta incluir 15 módulos del Campus Nord, así como de varios módulos de Torre Girona y el edificio Nexus. Esta ampliación Programa representó la instalación de un número de papeleras de recogida selectiva superior al triple de las disponibles en 1993.

Los premios “Rosa de paper” se continuaron entregando durante la festividad de Sant Jordi hasta el curso 1997-98.

Abril 1996: recogida del 65 %

En abril de 1996, el Program de Recogida Selectiva había llegado a recuperar un 65 % del papel y el cartón generados en el Campus Nord. El 35 % restante continuaba siendo eliminado a través de los contenedores de basura. En noviembre de 1996, cuando la nueva biblioteca Gabriel Ferraté del Campus Nord abrió sus puertas, contaba con un servicio integrado de recogida selectiva que permitía recuperar y reciclar la práctica totalidad de los materiales producidos en su actividad cotidiana.

Los 29.800 kg de papel blanco recogidos entre febrero de 1995 y julio de 1996, apilados en forma de cajas de papel A4, habrían formado una torre de 690 m de altura, 2,4 veces más alta que la torre de Collserola (288 m). Esta imagen ayudó a comprender los logros del Programa de Recogida Selectiva del Campus Nord de la UPC durante todos esos años. Además de la recogida de papel y cartón, se recogían mensualmente unas 1.000 pilas AA, unas 100 pilas botón, unas 300 latas metálicas y unos 20 cartuchos de toner. El programa había alcanzado una eficacia cuya superación requería la estrecha colaboración de todos los restaurantes, el Servicio de Limpieza y los Servicios de Mantenimiento del Campus Nord.

1996: traspaso a la UPC

Tras la terminación del curso 1995-96, la realización del Program de Recogida Selectiva del Campus Nord fue traspasada a los Sericios de Mantenimiento del Campus Nord, para que lo incorporaran entre sus actividad propias. Desde entonces, la comunidad universitaria dispone de cajas marcadas con los colores propios del reciclado, instaladas en los diferentes módulos y edificios del Campus Nord, la Biblioteca Gabriel Ferraté y los edificios de Torre Girona, como ilustra la fotografía tomada en el Módulo B-2 del Campus Nord.

Los premios “Rosa de paper” se continuaron entregando durante la festividad de Sant Jordi hasta el curso 1997-98.

Premios “Rosa de paper” de 1995

Premios “Rosa de paper” de 1996

Premios “Rosa de paper” de 1997

Premios “Rosa de paper” de 1998