Mentores Ambientales

Mi trayectoria personal y profesional ha sido posible gracias al esfuerzo y la dedicación de mis padres, que hicieron todo lo posible por asegurar que sus hijos e hijas se incorporaban al “ascensor social”, que en nuestra juventud era el bachillerato superior.

La motivación y el estímulo intelectual de mis profesores de enseñanza secundaria despertaron mi interés por las ciencias y la técnica. Su consejo y patrocinio me permitió acceder a la Universidad Politécnica de Madrid desde donde el apoyo y consejo de varios mentores me permitieron continuar mis estudios superiores en la Universidad de California en Berkeley y luego ingresar en la actividad docente e investigadora de la Universidad Politécnica de Catalunya.

La comprensión y el apoyo de mi familia, esposa e hijas han sido determinantes de que todas esas etapas se hayan podido ir completando con éxito, y me hayan permitido cultivar una red de excelentes amigos y colegas entre profesores, estudiantes, profesionales y “ciudadanos de a pie”.

Mi trayectoria académica y profesional durante las últimas cinco décadas ha contado con la inspiración y el apoyo de numerosas personas, entre las que figuran de forma destacada el Dr. Benjamín Sánchez Fernández-Murias, el profesor José Antonio Torroja Cavanillas y el profesor Takashi Asano.

Mi más entrañable agradecimiento a todos los protagonistas de esta historia.

Dr. Benjamín Sánchez F. Murias

El Dr. Benjamín Sánchez Fernández Murias tuvo un papel esencial en el desarrollo de mi vocación en el campo de la Ingeniería Ambiental.

Primero aceptando mi colaboración durante el año 1971 con el grupo de calidad ambiental de la Escuela Nacional de Sanidad, donde pude contribuir a la evaluación de episodios históricos de naufragios tóxicos en las costas de Galicia y de la evolución estadística de la contaminación atmosférica en núcleos urbanos, una de las principales preocupaciones ambientales de la época.

Y luego en 1972, abriéndome la puerta a una convocatoria de becas de la National Science Foundation en España que me permitió matricularme en la Universidad de California en Berkeley, donde completé un Master of Science en 1973 y el Ph.D. en Ingeniería en 1976. Aquella estancia, de la que ahora se cumplen 50 años, hizo que el interés por la contaminación del aire cambiara por el de la calidad del agua, que ya era la gran avanzadilla de las universidades californianas tanto en la Bahía de San Francisco como en las zonas costeras tan pobladas del sur del Estado.

El Dr. Sánchez Murias me acogió a mi regreso en 1976 y me facilitó enormemente el poder simultanear las responsabilidades de gestión en el entonces Ministerio de Sanidad con la exploración de la actividad docente que me ofreció la ETS de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de la entonces Universidad Politécnica de Barcelona. Tras casi tres años de doble actividad, el Dr. Sánchez Murias entendió mi intención de concentrar mi actividad profesional en la ETS de Ingenieros de Caminos, en Barcelona, y me deseo los mayores éxitos en mi nueva andadura.

Siento no haber mantenido una relación más estrecha con el Dr. Sánchez Murias durante los años y décadas siguientes, debido posiblemente a que ambos estábamos dedicados a impulsar el desarrollo de la calidad ambiental que él me había contagiado cuando me acogió en la Escuela Nacional de Sanidad en 1972.

Por todo ello, le estoy profundamente agradecido.

Prof. José Antonio Torroja

El Prof. José Antonio Torroja ocupa un lugar de privilegio entre los protagonistas de mi carrera académica.

Su cordial invitación en julio de 1976, como director de la Comisión de selección de profesorado y director de la Escuela de Ingenieros de Caminos de Barcelona, me permitió presentar mis credenciales y mi propuesta de programa docente e investigador sobre el naciente campo de la Ingeniería Ambiental. La posterior aceptación de la Comisión posibilitó que me uniera al equipo docente de la Escuela ese mismo curso 1976-77. La confianza de la Comisión presidida por el Prof. José Antonio Torroja facilitó el inicio de una carrera docente e investigadora que se prolongó durante 35 años y que me ha ofrecido grandes satisfacciones personales, académicas y profesionales.

Guardo un profundo agradecimiento a José Antonio Torroja por su visión de futuro sobre la Ingeniería Ambiental, como disciplina integrante de la titulación de Ingeniería de Caminos de Barcelona, y por confiarme la docencia de una materia que ha alcanzado una enorme aceptación y prestigio entre nuestros alumnos y alumnas.

Mi entrañable recuerdo para José Antonio Torroja por haber sido el visionario que me ofreció la oportunidad de materializar ese proyecto.

Dr. Takashi Asano

El Dr. Takashi Asano ocupa un lugar de privilegio entre los protagonistas de mi carrera profesional e investigadora.

Cuando en 1985 invitamos al Dr. Takashi Asano a que participara en uno de las primeras Jornadas de Trabajo sobre reutilización del agua organizadas en España, se inició una estrecha relación profesional, personal e institucional que ahora cumple 37 años. El patrocinio del Consorci de la Costa Brava, la Universidad Politécnica de Catalunya y la Junta de Sanejament de Catalunya hizo de esa Jornada una puesta al día casi inmediata de los conceptos y las realizaciones más vanguardistas sobre la reutilización del agua que se estaban implantando en California, donde ya era patente la necesidad de nuevos recursos hídricos, en razón del crecimiento demográfico y la aridez del territorio.

La colaboración académica, investigadora, profesional y personal con el Dr. Takashi Asano durante todos estos años nos ha permitido acceder a los centros de investigación, desarrollo, innovación y servicio público de California, donde florecen proyectos multimillonarios para ofrecer recursos hídricos nuevos y fiables a los 20 millones de habitantes del sur del Estado. Una población dependiente de los trasvases del Norte y el Este, que en 2022 han quedado prácticamente agotados.

El Dr. Takashi Asano nos ha ofrecido, a mí y a muchos otros profesionales españoles, el acceso a instalaciones líderes mundiales en reutilización y el contacto directo con las personas que las han planificado y las operan, pudiendo disponer así de ejemplos emblemático de cómo gestionar los recursos hídricos en un territorio de clima mediterráneo, como el que California y España comparten, en condiciones de irregularidad meteorológica propias del cambio climático.

Mi gratitud al Dr. Takashi Asano por ayudarme a progresar en el campo de la regeneración y la reutilización del agua. Le agradezco también haberme facilitado el acceso a la cultura personal, académica y profesional californiana, caracterizada por la colaboración, el acuerdo, el pragmatismo y la convicción de que, con voluntad y determinación, (casi) todos los retos se pueden superar. Y en particular el que presentan los recursos hídricos tanto en sus territorios como en los nuestros.